Si te gustan las manualidades y conseguir por ti mismo un objeto que sea resistente, entonces ponte los guantes que en este artículo vas a aprender a hacer macetas de cemento.

Las macetas de plástico, aunque estén diseñadas especialmente para soportar las inclemencias del tiempo, al final al cabo de unos años también se estropean, y teniendo en cuenta que el plástico es un material que tarda siglos en descomponerse, pues ¿qué mejor que hacer nuestros propios tiestos de cemento? Éstos durarán… y durarán…

¿Te gustaría saber qué necesitas para hacer estas resistentes macetas? Pues no sólo te contaremos eso, sino que además te explicaremos paso a paso cómo hacerlas.

Además, en este artículo te estaremos dando algunas ideas para que puedas tener tus macetas de cemento y hasta hacerlas en la casa. Macetas de cemento modernas, macetas minimalistas, macetas de concreto estilo rústico. ¡Toma nota!

Materiales que necesitas para hacer macetas de cemento

Antes de empezar a hacerlas, es importante preparar antes todo el material que se va a necesitar para que, de esta manera, resulte más fácil el trabajo y, de paso, ahorrar un poco de tiempo. Dicho esto, debes preparar lo siguiente:

  • 2 contenedores de plástico que tengan la misma forma, siendo uno más grande que el otro.
  • Aceite antiadherente en aerosol
  • Guantes
  • Cemento Portland
  • Arena de construcción
  • Hoja grande de plástico
  • Tubo de PVC de 2,50cm
  • Espátula
  • Y, si el color gris no te acaba de gustar, también necesitarás color para cemento
Instalacion de adoquines | Instalacion de Hormigon | Instalacion chile

Paso a paso para hacer macetas de cemento

Ahora que lo tienes todo, pasemos a la parte más interesante: hacer las macetas de cemento. Lo primero que hay que hacer es cubrir con aceite antiadherente el exterior del contenedor más pequeño y el interior del más grande. A continuación, sigue este paso a paso:

-Paso 1 – Hacer los agujeros de drenaje: Toda maceta especial para plantas que se precie debe de tener sus agujeros para que el agua de riego que sobre pueda salir. Así pues, hay que proceder a cortar de 2 a 4 trozos de tubería de PVC con una altura de, como mínimo, 2,50cm.

-Paso 2 – Preparar la mezcla de cemento: Con los guantes puestos, se tiene que mezclar 3 partes de arena por 1 de cemento con un poco de agua en un barreño o en un cubo aparte. Como la cantidad que se va a necesitar para hacer la maceta de cemento es más bien poca, hay que ir echándole el agua poco a poco para evitar que quede muy aguada. En este momento tendrás que añadirle el color para cemento si así lo deseas.

-Paso 3 – Haciendo el molde: Una vez que está la pasta hecha, tienes que echarla al recipiente más grande, pero sólo la cantidad justa para que el recipiente más pequeño pueda caber sin problema (unos 5cm). Los tubos que harán los agujeros para el drenaje se tienen que colocar ahora, con cuidado de que no queden cubiertos por el cemento.

Por cierto, si no quieres que se vean los tubos, pulverízalos con aceite antiadherente antes de colocarlos. Así, cuando las macetas de cemento ya estén hechas, podrás quitarlas fácilmente.

-Paso 4 – Colocar el recipiente pequeño en el interior del grande: Con sumo cuidado, tienes que colocar el recipiente pequeño en el interior del grande, aplicando un poco de presión hacia abajo.

-Paso 5 – Añadir más cemento: Para ir terminando con el molde, debes agregar más cemento entre el contenedor grande y el pequeño. Introduce la espátula en el mismo para que se acomode bien.

-Paso 6 – Quitar el contenedor pequeño: Ahora que está todo casi hecho, hay que esperar 24 horas para que el cemento se empiece a endurecer y se fije bien. Pasado ese tiempo, tienes que mojar un poco las macetas de cemento con un pulverizador con agua fría, y retirar el contenedor pequeño.

-Paso 7 – Quitar el contenedor grande: El contenedor grande es aquel que sujeta las macetas de cemento y, por lo tanto, es el más difícil de sacar. Para hacerlo sin problema, hay que cubrirla con un trozo de plástico grande, y mojarla con agua fría para que el cemento se mantenga húmedo durante una semana.

Pasados los siete días, retira el plástico y coloca la maceta boca-abajo. Ahora, dale golpecitos al recipiente de plástico, tanto a ambos lados como en su base. Acto seguido podrás retirar el recipiente, y podrás ver cómo han quedado tus macetas de cemento.

Los recipientes de plástico se han de limpiar bien, puesto que pueden servirnos para hacer nuevas macetas.

Dependiendo del tipo de planta a sembrar y sus condiciones, ya sea de interior o exterior, se puede elegir el tipo de maceta para sembrar.

Para interior y plantas de sombra, las macetas de madera o plástico pueden funcionar bien ya que estas no aceptan muy bien el clima. El sol y el agua son una mala combinación para estos dos tipos de macetas.

Las macetas de madera pueden crear hongos que afectan las plantas y las de plástico por lo general modifican su apariencia, deteriorándose con el tiempo.

Para espacios del interior de la casa, balcones, terrazas o jardines de exterior, las macetas de barro y las de metal pueden ser una opción válida, así como las de piedra y cemento, ya que son materiales resistentes

Para macetas colgantes, la elección se encuentra entre las que son más ligeras y su instalación en paredes permite tener un jardín, de poca dimensión, con el colorido de las plantas ocupando menor espacio.

Ventajas de las macetas de cemento:

  • Las macetas de concreto son resistentes a golpes.
  • Conservan la humedad por lo que hay que regar menos y son especialmente indicadas para plantas que necesitan un sustrato húmedo.
  • Cualquier tipo de planta se desarrolla perfectamente en macetas de cemento.
  • Una maceta de cemento se puede hacer con facilidad en la casa.
  • Se pueden adornar exteriormente con cerámica, piedra u otro material, que se adhiera al cemento.
  • Las macetas de cemento son decorativas en estilo moderno, estilo minimalista, estilo rústico, estilo industrial.
  • Estas macetas hechas con concreto no se deforman con el sol y agua, así que pueden ser perfectas para exterior.

Las macetas de cemento son muy resistentes y muy fáciles de hacer. Con un poco de paciencia, nuestras plantas podrán estar en unos tiestos que no requieren de ningún mantenimiento, puesto que soportaron las inclemencias del tiempo. Sin duda, vale la pena esperar una semana para poder tener un patio o terraza mucho más personal, ¿no te parece?

Puedes incluso hacer dibujos en tus macetas una vez acabadas, usando esmalte sintético que además resiste muy bien la humedad.

¿Qué te ha parecido? ¿Te animas a hacer tus propias macetas de cemento?

WhatsApp chat