Dentro de las obras de construcción, los cercos o cierres perimetrales, cumplen con muchos propósitos, desde brindarle seguridad a nuestros hogares y terrenos hasta algo tan sencillo como lo es delimitar en donde empieza y en donde termina una propiedad (cosa que es muy importante, especialmente en lugares donde se llevan a cabo trabajos industriales).

Generalmente, en el mercado chileno, se puede ver una gran amplitud en los tipos de materiales usados para hacer cierres perimetrales, siendo los más comunes los alambres de púas, las mallas metálicas o incluso la madera. A nivel urbano, sin embargo, los más populares son los cierres que están fabricados con cemento o los de hormigón prefabricado, siendo llamados “cierres bulldog”.

Este tipo de cierre es caracterizado por su enorme resistencia y durabilidad, además de ser accesibles a nivel económico y de fácil instalación. Usualmente, son fabricadas con placas de entre 50 ó 60 cm de alto y con 2 metros de largo y son elaboradas de forma industrial con forma de placa con barda de acero. Montar e instalar estos muros permite la posibilidad de incorporar muchos otros elementos prefabricados.

Así que, dentro de la obra de construcción, el cierre perimetral o de bulldog es básicamente un sistema de seguridad cerrado que separa el entorno exterior y el desarrollo de la obra. Con la construcción de estos cierres, se previene asimismo el robo de maquinarias, materiales o incluso de objetos y elementos personales dentro de las casas.

Si quieres saber más sobre los cierres bulldog ¡entonces puedes seguir leyendo e informándote!

4 tipos de cierre bulldog o perimetrales que puedes usar para tus espacios

Por supuesto, la opción más práctica y popular para un cierre bulldog es el uso de prefabricados en concreto u hormigón, y si estás interesado en este tipo de materiales y estructura puedes dirigirte a nuestra página principal para más información.

Sin embargo, existen también otros tipos de cierres que también pueden interesarte, aquí te mostraremos algunos de los modelos que puedes encontrar a la venta dentro del mercado:

Cierre con poste de punta quebrada

Este tipo de cierre suele verse en exteriores de fábricas o plantas industriales. Su principal característica son los postes de punta quebrada que conforman la parte superior. La punta de los parantes forma un ángulo hacia la parte externa de estos cierres, en donde generalmente se suelen instalar alambres de púas o cables para electrificar.

Si lo que deseas es ir por una opción igual de segura pero más económica, se pueden usar estos postes como si fueran parantes para instalar mallas metálicas (esta opción suele ser muy usada para campos deportivos privados). La única desventaja de esto es que, con la malla es relativamente sencilla de escalar.

Cierre de tipo persiana

Estos son elaborados con postes delgados y rectos, que pueden tener forma rectangular o cuadrada de aproximadamente 10 x 25 cm. La altura general con la que se suelen construir estos postes va desde los 2.40 metros hasta casi alcanzar los 4 metros

No solamente cumple con su función de proteger y delimitar los espacios en donde está instalado si no que una de sus características más valoradas es que es un cierre que da un acabado altamente estético. Las empresas que tienden a utilizar este tipo de prefabricado buscan dar una apariencia de transparencia y profesionalismo.

Cierre tipo UNI

Son la versión modificada de los cierros de tipo persiana. Estos modelos son muy conocidos y generalmente se encuentran instalados alrededor de propiedades estatales y privadas. Su diferencia con el modelo tipo persiana es que este tipo de cierre se fabrica con forma de un rectángulo muy alto y angosto de interior vacío.

Cierre de placas de concreto

Suele ser el más conocido y popular, este cierre utiliza un sistema de placas prefabricadas en concreto, con postes que tienen forma de H al mirárselos desde arriba ya que cada uno de ellos cuenta con un canal a cada lado. Es dentro de ese espacio donde se fijan las placas que van a formar la pared.

La mayor ventaja de usar estos cierres perimétricos es que se pueden elegir qué tipo de diseños se desea para el acabado e incluso se pueden colocar placas que simulan una pared de ladrillos o también puedes elegir los que son de imitación de piedra. Si lo que quieres, sin embargo, es poner la seguridad por sobre la estética, entonces recomendamos que utilices placas lisas.

¿Cómo adaptar los cierres bulldog a tus espacios?

Ya visto los tipos de cierres que podemos elegir, es importante no recordar que estos cierres van a formar parte de la fachada y no es lo ideal el que tengamos que preocuparnos por que nuestra casa de una buena primera impresión sin que los cierres lo hagan parecer como una prisión. Pero no hay que temer ya que, gracias a los materiales usados y el potencial para lograr acabados artísticos, vale mucho la pena el ponerte creativo siempre y cuando hayas consultado con los profesionales. Algunas ideas que podemos darte para adaptar estos cierres podrían ser:

1.-Cierres de aspecto sólido y tradicional

Puedes usar madera dispuesta de forma horizontal protegidas con un barniz adecuado cada cierto tiempo para construir el cierre o usar el clásico de piedra dependiendo de cuál sea la estética que estés buscando. Esto puede dar un acabado elegante con colores naturales que no dejan lugar a miradas indiscretas.

2.-Cierres con texturas

Las paredes texturizadas son muy bonitas y además de brindar protección, le dan también a la casa una gran personalidad. Aportan una elegancia única en interiores y exteriores.

3.-Cierres recubiertos con arbustos y plantas

Cuando el cierre ya esté instalado, puedes agregarle un detalle más natural que también te da la opción de una mayor protección e intimidad. Puedes usarlos de forma parcial, en la parte baja del cierre o incluso recubrirlo totalmente.

Las mejores especies de plantas para usar en un cierre son:

  • Buxus sempervivens
  • Duranta erecta
  • Ciprés leylandii
  • Laurus nobilis
  • Berberis thumbergii
  • Eleagnus pungens
  • Ilex aquifolium
  • Eleagnus pungens
  • Lepstospermun scoparium, entre otras.

4.-Cierres que combinan materiales como el hormigón y la madera

Aunque puedes usar cualquier tipo de materiales para combinar, los más populares son definitivamente el hormigón y la madera. La forma en la que puedes disponer de estos materiales depende totalmente de cómo quieres que se vea, puedes usar una base de hormigón con anclaje al cierre de madera, puedes utilizar incrustaciones de madera ¡el límite es la imaginación!

Podemos concluir entonces que la importancia de los cierres bulldog, aunque radica principalmente en la seguridad y delimitación de espacios, el darle un aspecto personal a tu hogar o a tu empresa es una característica que está haciendo que muchas personas escojan colocarlos en sus espacios.

× ¿Cómo puedo ayudarte?